Si la aparición pública de Francisco Pereira (Caracas, 1959) como escultor ha sido relativamente reciente, es solo porque este arquitecto egresado de la Universidad Central de Venezuela ha venido desarrollando su trabajo plástico en silencio desde que, en 1983, se vinculó a la Fundación Instituto de Estudios Avanzados, IDEA, a través del taller Color y volumen, con Carlos Cruz Diez y Francisco Sobrino, seguido de Forma y composición, y Color y estética de la proporciones.

Durante el período 2007 al 2011, Francisco Pereira compartió sus investigaciones plásticas personales con la experiencia docente en el campo del diseño en la Universidad Santa María, en Caracas. Y su relación con las artes se fue manifestando primero en la arquitectura, en la que logró relacionar siempre el arte al espacio, y bajo este concepto realizó diversos proyectos, en una gama que incluyó viviendas, proyectos recreacionales, educacionales y servicios. Tanto así que, ya más recientemente en 2012, dirigió el proyecto de integración de las artes en las escuelas de la Gobernación del Estado Miranda bajo el plan piloto Pedagogías Sensibles, en el ámbito de la Feria Iberoamericana de Arte, en el que trabajó conjuntamente con los artistas plásticos Julio Pacheco Ribas, Asdrúbal Colmenares y Pedro Morales.

Podría decirse, sin embargo, que su trabajo de escultor comenzó a cobrar sentido en el taller del artista plástico Marcos Salazar Delno, donde hizo modelos en arcilla y esculturas en resina, lo que posteriormente desencadenó, inevitablemente, en la fundición en bronce, trabajo que desarrolló bajo la guía técnica del escultor James Mathinson.

Sus esculturas en bronce, BIPEDOS que conforman un sorprendente bestiario que indaga en un imaginario onírico al estilo de la tradición surrealista, se han exhibido en la FIA Caracas 2012 con relevante aceptación, lo cual ha sucedido consecutivamente en la KIAF 2012 de Seúl, en PINTA 2012 New York y recientemente en ArtLima 2013, Perú.

En Octubre del 2013, en la Galería D´Museo en Caracas, muestra al público la exposición individual, "BÍPEDOS Espejos de la psique", dieciocho piezas que lograron gran aceptación de los asistentes y la crítica.

En octubre del 2014 su obra Apocalipsis es seleccionada a participar en el prestigioso 67 Salón Bienal venezolano Arturo Michelena.